Mas Miró

BAIXA

Donde estamos

Finca Mas Miró, s/n. Mont-roig del Camp
info@masmiro.com
www.masmiro.com
"Toda mi obra está concebida a Mont-roig”. La obra y el universo de Joan Miró se gestaron en esta población tarraconense, en el marco estricto de Mas Miró y de las tierras que lo rodean. Es allá donde en 1911, después de una enfermedad, el artista decidió dedicarse a la pintura.

Mas Miró fue el modelo de la obra más emblemática de la etapa figurativa del artista, “La Masía”, pero también donde germinó y maduró su obra posterior y donde se perfiló su complejo lenguaje simbólico.

A partir de los años 20 del siglo XX Miró intercaló su tiempo entre París, Barcelona y Mont-roig. Durante los veranos se alojó casi invariablemente en Mas Miró, desde donde continuaba produciendo su obra y donde inició nuevas etapas creadoras, como la escultura, para el trabajo de la cual se construyó un taller en la masía en 1948.

El vínculo estrecho e indisoluble entre Mas Miró y Miró perduró toda su vida, y a pesar de que estableció su residencia en Mallorca a partir de 1956, Miró continuó pasando temporadas y trabajando en el Mas hasta 1976.

Vamos de visita

Actualmente la Fundació Mas Miró está trabajando en la rehabilitación de la casa y el taller del artista, así como en la recuperación de las tierras de cultivo que rodean la finca, para convertir Mas Miró en un equipamiento cultural abierto al público y en un punto de referencia para entender la vida y la obra de Joan Miró.

“Mallorca, Barcelona y Mont-roig han configurado mi personalidad. De este triángulo nació mi arte”.

La apertura de Mas Miró pondrá en relieve la importancia de esta masía y del entorno de Mont-roig en la vida y en la creación artística de Joan Miró, y completará el triángulo esencial sobre el artista, formado por la Fundació Joan Miró de Barcelona y la Fundació Pilar i Joan Miró a Mallorca.

 

 

Joan Miró

Joan Miró (Barcelona, 1893 - Palma, 1983) es uno de los artistas catalanes más universales del siglo XX. Pintor, escultor, grabador y ceramista, conocido por su discreción y silencios legendarios, es a través de su obra que Miró muestra su rebeldía y disconformidad por los acontecimientos históricos y políticos que le toca vivir.

El arraigo al paisaje de Mont-roig primero y posteriormente al de Mallorca, donde se acabó estableciendo definitivamente en los años 50, fue determinante en su obra y en su lenguaje. Barcelona, Mont-roig, Mallorca, pero también París (años 20), Nueva York (años 40) y el Japón (años 60) fueron sus paisajes emocionales, a pesar que Mont-roig fue siempre el contrapunto, el choque original al cual siempre volvía.

Miró huyó siempre del academicismo, y para comprender su obra hay que entender su vínculo con la tierra, así como su interés por los objetos cotidianos y por el entorno natural. Todo ello lo llevó a crear este lenguaje tan personal y único que lo sitúa como uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Y por eso su obra no puede ser adscrita a ningún movimiento determinado.
Joan Miró en el taller de Mas Miró, Mont-roig 1965. ©Arxiu Successió Miró

© fotos: Fundació Mas Miró