Casa de les Punxes

BAIXA

Donde estamos

Avinguda Diagonal, 420 Barcelona
930 185 242
www.casadelespunxes.com
El espectacular edificio, revolucionario tanto en el aspecto artístico como en el técnico, es uno de los más emblemáticos de Barcelona, a la vez que clave para entender el fenómeno modernista catalán. En el año 1975 fue declarado Monumento Histórico Nacional debido a su gran valor histórico, patrimonial y arquitectónico. El actual proyecto nace en 2016, con el objetivo de ser un espacio de difusión de la cultura y de su historia centenaria, entendiendo cultura como una fuente inagotable de conocimiento y, a la vez, de entretenimiento.

Con una ubicación privilegiada, en la zona popularmente conocida como el “Quadrat d’Or” (Cuadrado de Oro) en el barrio de l’Eixample de Barcelona, ocupa una manzana triangular aislada, siendo el único edificio modernista en Barcelona con este particular emplazamiento. La casa, anhela a la simplicidad estilística y formal a la vez que es revolucionaria en su estructura y concepción, evocando una relectura de la sociedad del siglo XIX.

La Casa de les Punxes alberga un interesante proyecto multisensorial que recoge una significativa parte del saber, de la historia, del arte y de la cultura a fin de conservarla, exhibirla y comunicarla con la sociedad. El sugestivo proyecto museístico plantea una propuesta tanto educativa como lúdica, donde sus espacios se transforman de múltiples formas y maneras.

El edificio

La Casa de les Punxes fue construida a principios del siglo XX por Josep Puig i Cadafalch quien, junto con Antoni Gaudí y Lluis Domenech i Muntaner, es considerado uno de los arquitectos más importantes del modernismo catalán. Puig i Cadafalch desempeñó, asimismo, un rol fundamental como arqueólogo, historiador del arte, urbanista y político, convirtiéndose así, en uno de los personajes más relevantes de la historia de Cataluña.

Visitar la casa supone deleitarse con su maravillosa arquitectura, fascinarse con la historia que esconde y descubrir a su genial arquitecto. Pero no solo eso, también permite conocer la historia de Cataluña y aprender del modernismo catalán. La Casa de les Punxes, revolucionaria tanto en el aspecto artístico como en el técnico, es uno de los monumentos más representativos de la ciudad, producto de una época caracterizada por el progreso económico de la burguesía, por fuertes tradiciones artesanales y por una amplia industrialización.

Vamos de visita

Innovador equilibrio entre la espectacularidad y el rigor

La Casa de les Punxes es hoy un Museo con un papel clave en la transformación de la sociedad y de compromiso con su gente.

El recorrido de los visitantes está pensado y diseñado para ser un viaje en el tiempo, en un marco monumental e insólito con un profundo contenido histórico, artístico y cultural. No se trata solamente de entrar a la Casa de les Punxes, sino de penetrar en su historia, en su alma y en su simbología.

Las nuevas tecnologías incorporadas, refuerzan el carácter narrativo de la visita: impactante y multisensorial se plantea la museografía como un arte total en sí mismo.

La fusión de video y animación es uno de los atractivos de la propuesta: a través de la recreación de espacios, paisajes y situaciones e insertando, al mismo tiempo, personajes reales y ficticios, para exponer la leyenda de San Jordi, su relación con la Casa de les Punxes y la importancia cultural e histórica en Cataluña y en otras culturas y territorios. 

La azotea, el gran desconocido.

Oculto en pleno centro de Barcelona, la enigmática y gran desconocida azotea es uno de los espacios más impresionantes de la Casa de les Punxes.

La imponente torre mayor será ahora el espacio dedicado a Josep Puig i Cadafalch, rindiéndole, así, el merecido homenaje.

En las punxes restantes, se presentan y analizan el estilo propio de Josep Puig i Cadafalch, sus recursos técnicos, sus referentes arquitectónicos, el papel de sus colaboradores -los grandes artesanos del momento- y la inspiración wagneriana que impregna toda la obra.